martes, 15 de marzo de 2011

La quema de los campos cultivados  con caña de azúcar, a punto de ser recolectados se efectúa con la finalidad de eliminar las hojas secas o paja, con lo cual se suprime el deshoje manual y consecuentemente disminuye el costo de la mano de obra en la recolección, logrando así una buena visibilidad al momento de realizar la operación de corte. Sin embargo, al realizarse esta actividad tienen el inconveniente de provocar la pérdida de nitrógeno, el efecto “mulch” debido a la cobertura de la paja queda suprimido, así como también provoca un gran deterioro en la tierra, ya que disminuye la población de  microorganismos del suelo y el material orgánico disponible en el mismo.
Además, como sabemos esta quema provoca la contaminación ambiental al desprenderse de la basura un humo blanco sin llama, que es considerado más perjudicial que el humo negro. Por otra parte, esta actividad destruye la mayoría de la fauna nativa redundando en perjuicio del ambiente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada